lunes, 18 de mayo de 2015

Adaptación de LOS PERSAS para estudiantes de secundaria

Los persas, de Esquilo. Versión resumida para estudiantes de secundaria 


Los Persas (adaptación de Tania Ruiz)

Personajes:

Coro de ancianos
Acosa (madre del rey)
Mensajero
Sombra de Darío
Jerjes (rey de los persas)




La escena tiene lugar en Susa, capital de los persas, delante del palacio del Gran Rey. El coro está compuesto de ancianos consejeros del monarca, llamados Fieles.



Corifeo: De los persas que han marchado a la tierra griega, estos son los llamados Fieles, guardianes de este palacio lleno de oro que el rey Jerjes escogió para vigilar sobre el país. Cuando pienso en el regreso del rey y del ejército, se me encoge el corazón porque ningún mensajero ni jinete llega con noticias.
Amistres, Artafrenes, Megabates y Astaspes son los capitanes persas que fueron al combate junto con Artambaces, Masistres y el valiente Imeo, arquero victorioso y Farandaces, y Sóstenes el conductor de carros. Guerreros de toda Asia se han juntado para hacer caer sobre los griegos el yugo de la esclavitud.
Los guerreros de Pesia se han marchado y toda Asia llora con nostalgia por ellos.

Coro: el ejército del rey, destructor de ciudades, ya debe estar en la ribera del continente vecino. Son sanguinarios, rudos y fuertes, pero ¿qué mortal puede escapar al astuto engaño de un dios?
Dulce y halagador, Ate atrae al hombre hacia sus redes y ningún mortal puede huir.
Todas las mujeres persas han seguido con nostalgia amorosa al belicoso y valiente esposo y qudan solas en el yugo.

Corifeo: vamos, persas, sentémonos bajo este tejado antiguo para meditar sabia y profundamente, examinando la situación del rey Jerjes. Pero, miren, aquí llega la madre del rey, que todos la saluden con los homenajes debidos.
(El coro se postra y entra la Reina en su carro, seguida por un numeroso cortejo)
Oh reina, soberana de las mujeres persas, madre venerable de Jerjes, salve, mujer de Darío. Madre de un dios, si la ancestral fortuna no abandona a nuestro ejército.

Reina: por eso he venido aquí, la inquietud desgarra mi corazón, desde que mi hijo partió con el deseo de devastar la tierra de Jonia vivo acosada por los sueños nocturnos. Anoche, soñé que dos mujeres bien vestidas se peleaban. Mi hijo, al darse cuenta, las calmaba, después les coloca el yugo sobre el cuello. Entonces una aceptaba su suerte dócil mientras la otra destrozaba el carro y el yugo. Mi hijo caía, su padre, Darío, acude a su lado, pero Jerjes rasga los vestidos que le cubren. Al despertar mojé mis manos en las corrientes puras de una fuente y me acerqué al altar para ofrecer una torta a los dioses protectores y vi un águila que huía al hogar de Febo. Un gavilán destrozó con las garras la cabeza del águila, que solo se acurrucaba. Esto fue difícil de contemplar. Ahora sé que mi hijo, si triunfa, será un rey admirable, pero si fracasa no rendirá cuentas al país.

Corifeo: acércate a los dioses en súplica. Si viste algo siniestro, pide que aparten de ti su cumplimiento, pero que realicen todo lo bueno para ti, para tus hijos, para el país y para todos tus amigos. Creemos que estos presagios se realizarán del todo bien.

Reina: todo lo que concierne a los dioses lo realizaré, pero hay cosas que quiero saber: ¿en qué lugar de la tierra está situada Atenas?

Corifeo: lejos, hacia el poniente, donde desaparece el sol

Reina: ¿mi hijo desea tomar esa ciudad

Corifeo: toda la Hélade.

Reina: ¿tienen un ejército numeroso?

Corifeo: sí, y le han hecho mucho daño a los medos.

Reina: ¿y tienen riqueza?

Corifeo: mucha.

Reina: ¿Usan flechas y arcos?

Corifeo: no, espadas y escudos. Se acerca un hombre corriendo, parece ser un persa.

(llega corriendo el mensajero)

Mensajero: de un solo golpe ha desaparecido pisoteada la flor de los persas. ¡Ay de mí! Es una desgracia ser el primero en anunciar males.

Coro: horribles desgracias, inauditas y desgarradoras. Lloren, persas, al oír este dolor.

Mensajero: sí, todo está terminado. Las riberas de Salamina está llena de cadáveres que un funesto destino ha destrozado.
Coro: los dioses han dispuesto todo para la perdición completa de los persas. ¡Ay, ejército destruido!

Mensajero: ¡Cómo gimo al acordarme de Atenas!

Coro: sí, Atenas, odiosa para nuestra perdición.

Reina: estoy abrumada por las desgracias, pero quiero conocer todas las noticias. Dime quién, de entre los jefes, no ha muerto, a quién hemos de llorar y quién ha dejado, al morir, su lugar vacío.

Mensajero: Jerjes vive y ve la luz

Reina: tus palabras son para mi casa una gran luz, un día blanco después de la sombría noche.

Mensajero: Artambares está siendo golpeado a lo largo de la de la escarpada costa de Silenia, Dadaces, bajo el golpe de una lanza, ha dado un ligero salto desde su nave. Lileo, Arsames y Argestes cargan la dura costa con sus cabezas vencidas. Mátalo de Crisa, murió junto con Arabo y Artames. Amistris, Amfistreo, Ariomardo, Sísames y Taribis yacen muertos. Sienisis, el más valiente de los hombres, causó mil bajas a los enemigos y murió gloriosamente.

Reina: Oigo los más supremos males para los persas. Pero ¿cuántas naves tenían los griegos para atacar al ejército persa?

Mensajero: Trescientos navíos, Jerjes, al contrario, conducía una flota de mil naves. Los dioses protegen la ciudad de la diosa Palas.

Reina: ¿Atenas está intacta?

Mensajero: Sí.

Reina: ¿quién empezó la lucha?

Mensajero: el que inició fue un espíritu vengador. Un heleno le dijo a Jerjes que los helenos huirían de sus naves al anochecer. Jerjes ordenó colocar las naves en tres líneas porque no sospechó del engaño. Los jefes de las naves obedecieron, pero pasó toda la noche sin que la flota helénica huyera. Al llegar el día los helenos comenzaron la lucha. Las naves persas chocaban contra ellas mismas y como la multitud de las naves estaba agrupada en el estrecho no se podían prestar ayuda. Las naves helénicas rodearon y embistieron las naves persas y el mar se cubrió de despojos y de cuerpos. Nunca, nunca en un solo día había perecido tal multitud de hombres.

Reina: ¡ay! Un vasto océano de desgracias se ha precipitado sobre los persas.
Mensajero: esto no es ni la mitad de los males.

Reina: ¿y qué desgracia puede ser más cruel?

Mensajero: los mejores persas han perecido vergonzosamente de la muerte más ignominiosa.

Reina: ¿qué clase de muerte?

Mensajero: delante de Salamina hay una isla estrecha, Jerjes envío ahí a los mejores hombres con el fin de que mataran a los soldados helenos que huyeran de sus naves. Pero los helenos estaban ahí con armaduras de bronce y rodearon la isla. Lanzaron miles de piedras y flechas a los persas hasta que los exterminaron a todos. Jerjes, que observaba todo desde un sitial, rompió en sollozos al comtemplar eso, rasgó sus vestidos, dio una orden al ejército de tierra y huyó.

Reina: ¡odioso destino! Mi hijo ha traído sobre sí esta multitud de desgracias. Pero dime, ¿dónde están las naves que escaparon a la destrucción?

Mensajero: los capitanes de las naves huyeron sin orden. Nosotros logramos llegar a territorio focense. ¡La ciudad entera lamentará la muerte de los jóvenes del país!

(el mensajero se va)

Reina: nuestro ejército está aniquilado, iré a rogar ante los dioses para que el destino nos reserve algo mejor. Ustedes comuniquen los acontecimientos y si mi hijo llega antes que yo, consuélenlo, acompáñenlo al palacio no sea que traiga sobre nosotros más males.

Para seguir leyendo el texto da click aquì

Entrada destacada

Obra de teatro para siete personajes

Esta obra de teatro para siete personajes se desarrolla en una funeraria. Es una obra sarcástica y fársica que critica la violencia desatada...